T2 #2: No Quiero Vivir (de esta manera)



"Si quieres cambiar la forma de ver tus problemas, tienes que cambiar lo que valoras y/o cómo mides el fracaso/éxito". - Mark Manson.


Vivimos en tiempos raros, pero diablos, estamos viviendo y eso es lo que importa. Una verdad fascinante que aprendí mientras crecía es que nadie tiene una percepción perfecta de la vida. El hecho aterrador pero cautivador es que nadie tiene la vida resuelta. Incluso los ricos están perdidos. Pregúntales en qué tipo de acusaciones están metidos. ¿Drogas, mala conducta sexual, malversación de fondos? No pretendo estereotipar, pero por favor, ¿cuándo has oído que una persona de éxito tuviera la vida resuelta? Es como si en algún lugar del camino, su esfuerzo los alejara del aprendizaje de los conceptos morales de un buen ser humano. Incluso yo no soy perfecto ni tengo éxito (todavía). Ya ves a dónde quiero llegar con esto.


Crecer con mi familia y sus valores en los primeros años me parecía un poco hostil. Ser menor de edad en la casa significaba que no tenías nada que decir ni podías cuestionar a los adultos y sus decisiones. La comunidad hispana/latina puede ser muy diversa con preferencias culturales específicas, pero las reglas de la casa siguen siendo similares. Como una secuencia de conjunción en todos los hogares hispanos, o respetas las normas de la casa o te enfrentas a la poderosa furia de "la chancleta" o el cinturón. Todos asumimos los valores que nos imponen nuestros padres porque conocemos poco del mundo, así que confiamos en su instinto. Durante mucho tiempo, siempre dependí de estos decretos de vida que me enseñó mi madre porque, bueno, confío en ella. Cuando le pregunté cómo había aprendido sus valores, me dijo que los había aprendido de sus padres. Y cuando pregunté a mis abuelos, me dieron la misma respuesta. Así que de repente empecé a ver un patrón aquí. Estaba viviendo mi vida basándome en los principios que habían establecido mis antepasados. Parece que es algo bueno porque, es decir, mi árbol genealógico llegó hasta aquí, ¿no? El único problema que surgió con este ideal radica en la mente, en cómo algunas de estas normas pueden manipular y convertir a uno en un ser intolerante y fanático. Aunque en mi caso, ha hecho sufrir a algunos seres queridos míos.


Mark Manson es honestamente un genio. La lectura de su libro "The Subtle Art of Not Giving a F*ck" ha impactado significativamente mi perspectiva en todo lo que cree mi familia. El autor afirma,


"Los valores subyacen a todo lo que somos y hacemos. Si lo que valoramos no es útil, si lo que consideramos éxito/fracaso está mal elegido, entonces todo lo que se basa en esos valores -los pensamientos, las emociones, los sentimientos del día a día—estará fuera de lugar."


Mira, ahora vivimos en una época diferente. Aunque todos intentamos conservar todos los valores que nos han enseñado nuestros padres. Algunos de estos valores tienen que ser mejorados o pasados por alto porque esos valores no son tan efectivos como los miembros de la generación atras pensaban. Algunos valores han hecho sufrir a mi familia durante años, y ellos decidieron aceptarlo. Deciden sufrir porque su sufrimiento significa algo, cumplir con alguna causa o simplemente la idea de ser buenos a los ojos de Dios para poder ser compensados más adelante. Temen que si van en contra de los valores que los mantuvieron arraigados durante años, se concluya que son tan corruptibles como el próximo político. Como si el diablo les hubiera envenenado la mente. Aunque eso no es cierto en absoluto. En la vida, tenemos que analizar esos valores y ver por nosotros mismos si vale la pena mantenerlos. Siempre intentamos hacerlo mejor, vivir mejor. Y cuando me di cuenta de que había valores específicos en mi familia por los que no tenía sentido sufrir, empecé a cuestionarlos, a desafiarlos.


¿Cómo estoy desafiando estos valores, te preguntarás? Bueno, para empezar, fui por los delitos menores. Me hice un piercing falso en la oreja. Que un varón lleve una joya de mujer es algo que mis abuelos detestan sobremanera. Mi abuela se asustó cuando vio una chispa brillante en el lóbulo de mi oreja izquierda. Mi abuelo puso una expresión facial de decepción. No creen que un hombre deba llevar pendientes, una pequeña ley de la rama en su árbol de valores. Lo hago para mostrar un mensaje. Un mensaje para expresar la importancia de desafiar estos viejos valores y formular otros nuevos. Unos mejores que generen felicidad y mejoren el estado de su bienestar. Finalmente, me aceptaron, teniendo un arete. Y con esta rama rota de su árbol de valores, me inspiró para seguir escalando y derribar ramas más grandes, valores a largo plazo que siguieron durante generaciones y que ya no tienen sentido sostener.

Incluso con la circunstancia de los valores de mi familia, también tengo la intención de cambiar mis propios valores para preservar mi felicidad y enriquecer mi ser. Ciertos miembros de la familia han sido apartados de mi vida porque no se correspondían con mi crecimiento. Durante años intenté conservar el valor de que la sangre es más espesa que el agua. Pero hace poco me di cuenta de que, en tiempos de frío, el hielo es más sólido que la sangre. Esa fue la llamada de atención. Tenía que admitir que este valor me llevaría a un callejón sin salida si seguía afiliado con esta multitud. Tenía que aceptar el dolor que este valor me traía. Al hacerlo, me obligó a actuar en este sentido cambiando mi perspectiva sobre ciertos conceptos. Así, dejé de vivir mi vida de manera fútil y empecé a visualizar lo que realmente es. Hay que entender que vivir una vida sin cuestionar es vivir a ciegas. Yo ya no puedo vivir así.


Si hubiera una manera, podría reunir a toda mi familia en una sala del auditorio. Todos ellos llenarían los asientos delanteros y me pondrían en lo alto del escenario, con todos los ojos y oídos fijos en mí. Me pararía firmemente en ese podio, golpearía el micrófono unas cuantas veces y hablaría en existencia sobre la importancia de revisar nuestros valores: Es hora de abrir las puertas y permitir que nuevas perspectivas entren en nuestra realidad. Lo único constante en la vida es el cambio, y estamos en la brecha generacional en la que se está produciendo mucho más rápido. La concatenación de eventos que todos ustedes presenciaron en los últimos años, eventos en los que la gente exigió un cambio para ellos para las futuras generaciones; vivir en la aceptación de la comunidad LGBTQ, terminar con el racismo sistemático y el misoginismo. Esto es una clara representación de cómo la sociedad está dispuesta a luchar por una vida nueva y mejor. Tenemos que oprimir nuestra mentalidad conservadora. Empieza a tender puentes con gente de todo tipo. Deja ir el miedo a cambiar tus principios; el infierno no será tu destino porque nuestros propósitos serán puros, cambiar nuestros valores para vivir una vida mejor. Deja ir a las personas que no se abstienen de las intenciones viciosas, aunque eso signifique terminar con las relaciones ligadas a la religión. No necesitamos sufrir más en base a principios que nos encadenan durante años de miseria. Empecemos a vivir la vida dando prioridad a nuestra felicidad. Una vida que también corresponde a la ayuda al mundo.

Entonces, ¿en qué consiste este post? No estoy tratando de influir negativamente en mis lectores, ni tampoco recomiendo desechar todo lo que uno representa. Simplemente estoy diciendo que todos deberíamos echar un buen vistazo a nuestros valores, escudriñar su significado y tomar la decisión de mantenerlos o alternarlos para mejorar nuestras vidas. Sólo hay que recordar que existe la posibilidad de tener valores pobres; valores pobres que nos imponemos a nosotros mismos, y con ello estamos dando importancia a cosas que empeoran nuestra vida. Sin embargo, si elegimos mejores valores—cuando nos tomamos el tiempo para analizarlos y arreglarlos o abandonarlos—le damos importancia a algo más saludable. Desviamos nuestra energía hacia todas las cosas positivas que benefician nuestra vida.


Editado por: William Sabogal


¡Gracias por leer! No te olvides de darle un like a este post haciendo clic en el icono del corazón situado en la parte inferior derecha y de suscribirte desplazándote hasta el final de la página. Cualquier comentario es apreciado. Envíame un mensaje directo en Instagram o envíame un correo electrónico a la siguiente dirección.

Instagram: georgee3

Correo electrónico: gmiranda889@gmail.com


*Necesito salir de aquí. Necesito ir a la patria. Necesito verla...*

Recent Posts

See All